CONTRATO IDEOLÓGICO por Salvador Perán Mesa

Salvador Perán Mesa,
Profesor de la Facultad de Medicina de la UMA. Investigador Bioquímico.

El hombre es un animal que está consiguiendo dominar la naturaleza por medio de la inteligencia.

Uno de los aspectos que mejor expresan la superioridad sobre el resto de los animales es su sociabilidad.

Mediante el uso de la razón ha podido conciliar diferencias y alcanzar acuerdos de convivencia que cada vez benefician a un mayor número de personas. Esta evolución que describe una trayectoria ascendente no está exenta de altibajos. Ahora parece ser que soporta una profunda crisis cuya solución demanda recursos intelectuales. Como punto de partida para una reflexión propedéutica se puede proponer una hipótesis: “Solo los programas políticos basados en un sistema filosófico, en una ideología, serán capaces de aportar estrategias que hagan avanzar a la sociedad.”

Resumiendo la historia a grandes saltos, se puede aducir que el proceso de racionalización de los griegos lo continúa Cicerón al proponer el pensamiento estoico como enfoque político y Séneca lo lleva a la práctica con Nerón, sin que ello impidiera el renacer de la fiera. Durante la Edad Media la idea cristiana se impuso como razón de estado hasta que la Ilustración y la Revolución francesa trajeron la filosofía de la democracia y del capitalismo. El socialismo fue, más tarde, el soporte ideológico de la mayoría social en la dialéctica que lo enfrentó al individualismo. Ahora, tanto lo uno como lo otro, se ha difuminado y es posible que esta sea la causa de la incapacidad que tiene la sociedad para enfrentar (no digo solucionar) la crisis.

Cuando se desafían dos pragmatismos, por ejemplo dictadura y mercado, la balanza se inclina hacia la parte más fuerte. Cuando se enfrentan dos ideologías, a un nivel más elevado que el pragmático, cada una tiene la posibilidad de esgrimir argumentos intelectuales con los que atraer a una determinada clientela en la cancha democrática. Una ideología enfrentada al pragmatismo tiene todas las de perder. Su única opción es convencer con claridad de que aporta las soluciones que la sociedad demanda. Pero, como ocurre ahora, el pragmatismo capitalista se enfrenta a la nada ideológica, con lo que tiene el campo libre para todo tipo de abusos. La confluencia de las plataformas reivindicativas, de protesta o de simple llamamiento ciudadano que están saliendo a escena en España, tendría que hacerse en torno a un proyecto avalado por una ideología. La propuesta debe empezar por definir unos objetivos morales, es decir, establecer las condiciones necesarias para la convivencia en las circunstancias actuales. Sabiendo el terreno que se pisa se deberían marcar las lindes teóricas que definan los procedimientos a seguir para solucionar los problemas que incumben a la mayoría y mantener la referencia ideológica sin concesiones.

A continuación se enumera una serie de acciones positivas, presentadas en forma de preguntas dado que es la mayoría quien decide:

1. ¿Se pueden enajenar los recursos del Estado para beneficio privado o deben ser siempre gestionados por funcionarios públicos?

2. ¿Cuáles son los bienes inajenables del Estado: el espacio público, el aire, el mar, los ríos, la sanidad, la educación, la justicia, el ejército, la cultura, las fuentes de energía, la banca etc.?

3. ¿Es imprescindible la democracia representativa, proporcional, directa, de circunscripciones etc. o se puede mantener la democracia imperfecta de ahora?

4. ¿Deben ser totalmente independientes los poderes legislativo, judicial y ejecutivo o se admiten flujos de influencia de unos sobre otros?

5. ¿El Estado debe ser laico? Y si es laico ¿hay alguna razón para subvencionar con bienes públicos iglesias privadas?

6. ¿La profundización en el capitalismo neoliberal como el que se ensaya va a conseguir solucionar la crisis o habría que intentar un modelo más equitativo de redistribución de la riqueza?

7. Si el liberalismo se reinventa como neoliberalismo ¿es posible la renovación del socialismo hacia el neosocialismo, democrático pero no socialdemócrata?

Etiquetas: , , , , , , ,

3 respuestas a "CONTRATO IDEOLÓGICO por Salvador Perán Mesa"

  • Jose Maria Ruiz Palomo says:
    • Salvador Peran says:
  • indalesio says:
Haga un comentario

*