EL ARTISTA COMO PERFECCIONAMIENTO DEL ARTESANO

Escucha el Manifiesto de la BAUHAUS después de la reciente despedida del año de su centenario

 

POR VICKY MOLINA Y PEDRO FERNÁN

Acaba de despedirse el año del centenario de la fundación de Bauhaus, la revolucionaria escuela de diseño. En sus casi quince años de funcionamiento, los más influyentes artistas modernistas impartieron clases en ella. El arquitecto Walter Gropius fue el fundador de la Bauhaus y siempre tuvo la firme intención de limar diferencias entre el artesano y el artista, así como derribar las diferencias sociales con la creatividad como puente.

Ahora puedes disfrutar de la lectura del Manifiesto de la Bauhaus de Gropius, con la dicción exaltada del catedrático de la ESAD, Pedro Fernán. Dale al Play:

 

MANIFIESTO BAUHAUS

“¡El último fin de toda actividad plástica es la arquitectura!

Decorar las edificaciones fue antaño la tarea más distinguida de las artes plásticas, que constituían elementos inseparables de la gran arquitectura. Actualmente presentan una independencia autosuficiente de la que solo podrán liberarse de nuevo a través de una colaboración consciente de todos los profesionales.

Arquitectos, pintores y escultores deben volver a conocer y concebir la naturaleza compuesta de la edificación en su totalidad y en sus partes. Sólo entonces su obra quedará de nuevo impregnada de ese espíritu arquitectónico que se ha perdido en el arte de salón. Las viejas escuelas de Bellas Artes no podían despertar esa unidad, y como podrían hacerlo si el arte no puede enseñarse. Deben volver a convertirse en talleres.

Este mundo de diseñadores y decoradores que sólo dibujan y pintan debe convertirse de nuevo en un mundo de gente que construye. Cuando el joven que siente amor por la actividad artística vuelva a comenzar como antaño su carrera aprendiendo un oficio, el artista improductivo no estará condenado a un ejercicio incompleto del arte, pues su pleno desarrollo corresponderá al oficio, en el cual puede sobresalir.

¡Arquitectos, escultores, pintores, todos debemos volver a la artesanía! Pues no existe un arte como profesión. No existe ninguna diferencia esencial entre el artista y el artesano. El artista es un perfeccionamiento del artesano. La gracia del cielo hace que, en raros momentos de inspiración, ajenos a su voluntad, el arte nazca inconscientemente de la obra de su mano, pero la base de un buen trabajo de artesano es indispensable para todo artista.

Allí se encuentra la fuente primera de la imaginación creadora. ¡Formemos pues un nuevo gremio de artesanos sin las pretensiones clasistas que querían erigir una arrogante barrera entre artesanos y artistas! Deseemos, proyectemos, creemos todos juntos la nueva estructura del futuro, en que todo constituirá un solo conjunto, arquitectura, plástica, pintura y que un día se elevará hacia el cielo de las manos de millones de artífices como símbolo cristalino de una nueva fe”.

 

Pedro Fernán es Catedrático de la Escuela de Arte Dramático de Málaga.

Vicky Molina coordina el Blog del Ateneo y el Grupo Literario BOCACALLE

 

BOCACALLE GRUPO LITERARIO

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

1 respuesta a "EL ARTISTA COMO PERFECCIONAMIENTO DEL ARTESANO"

Haga un comentario

*