¿Es posible enseñar sin el libro de texto como guía?, por Manolo Alcalá

Jueves 13 de noviembre. Tertulia pedagógica, dentro del ciclo Hablando de Educación con  Carmen Garnica, maestra en el CEIP Josefina Aldecoa, de Rincón de la Victoria. Carmen vino acompañada por algunos alumnos/as y familias de su clase.

nov

Seis de la tarde, la sala Muñoz Legrain se quedó pequeña y tuvimos que buscar un espacio mayor: la parte alta del Ateneo.

El contenido de la tertulia giraba en torno al interrogante ¿Es posible enseñar sin el libro de texto como guía? Una estimulante cuestión a la que se ha intentado dar alternativa a lo largo de la historia de la educación con diferentes propuestas: un asunto crucial al que Carmen viene dando respuesta positiva desde hace años. ¿Cómo? Trabajando en su aula bajo el enfoque de proyectos de trabajo. En palabras textuales suyas: “esto de organizar la dinámica del aula mediante los proyectos de trabajo no es un método, es algo más amplio, es como una visión diferente del aprendizaje, de la enseñanza; es una manera de ver la educación en el aula”.

Tras una breve introducción comentando algunos aspectos del modelo transmisivo tradicional referidos a la organización de los aprendizajes, al papel del maestro, al uso de los libros de texto como material único, etc., Carmen entró de lleno en la narración de cómo viene trabajando por proyectos de trabajo en su aula.

De la asamblea de aula surgen los tópicos/el tópico de trabajo. Establecido el tema, la clase se organiza en grupos cooperativos de composición diversa y los grupos van recabando información y elaborando sus materiales. Cómo lo hacen y como se desarrolla el trabajo de los grupos nos lo contaron los propios alumnos allí presentes, que ya están en 5º de Primaria.

Maestra y alumnos se alternaban en la exposición de la dinámica y del ambiente que hay en su clase. Realmente una gozada escucharles explicando lo que hacen, sobre todo, verles tan satisfechos y orgullosos de su andadura, de sus vivencias. Sus cometarios estaban acompañados de los materiales, los “libros”, que ellos mismos elaboraban y que nosotros pudimos ver y tocar.

nov 2

Al final, algunas madres del aula nos hicieron llegar su satisfacción por el hecho de que sus hijos estuvieran en una clase así. A decir de Carmen: “el trabajo por grupos cooperativos es una buena estrategia para implicar a las familias y a la comunidad en la educación”.

Finalmente, un turno de palabras, la mayoría sobre aspectos –pros y contras- de la metodología de trabajo por proyectos, nos acercó a las 8’30. Esto es, casi dos horas conociendo de primera mano que otra enseñanza escolar más eficaz, al tiempo que placentera, es posible. La labor de Carmen es, pues, digna de todo elogio.

Etiquetas:

Haga un comentario

*