Una Historia del luto

Por VICKY MOLINA

Entro al Ateneo pensando en los temas del orden del día de nuestra reunión literaria semanal y la mirada desde su inconsciencia, de repente, me da un crujido y despierta en otro mundo.

El ojo se turba entre la espesura misteriosa de lo que parecen cuadros para descubrir que el sfumato es fotográfico. Al principio me siento incómoda, interrogada por fantasmas que reconozco.

Unos cascos inalámbricos que cuelgan junto a los marcos me dan respuestas. Y entonces me cuelo en sus historias, una muestra de Historia sobre la tradición aún viva que acompaña a la muerte.

Detrás de esa estética honda, de la lente inquietante de “La Pena Negra” está Virginia Rota, fotógrafa malagueña a la que no dudo en contactar para saber más de su trabajo, de su proceso creativo:

V.M.: Pintura, cine, danza… Reconoces las influencias de estas artes en tu trabajo. ¿Cómo se te ocurrió añadir audio a las fotografías? ¿Sentiste esa necesidad para completar la historia o la comunicación?

V.R.: La Pena Negra es para mí una especie de archivo histórico (muy pequeño, claro está) de una parte importante de la historia de mi país; mi deseo no era otro que reconstruir la tradición del luto a través de personas que, a día de hoy, aún lo llevasen. En ningún momento encontré que tuviese sentido tomar yo sus voces para el desarrollo de este proyecto; me pareció que era necesario que el discurso y las vivencias de estas personas viajasen de manera directa a los sentidos del espectador.

V.M.: Llama la atención el tema elegido en La Pena Negra, reivindicando de alguna forma la autenticidad y sabiduría rural en esta era tecnológica de máscaras felices, obsesionada con posponer indefinidamente la muerte y ocultarla…

V.R.: Algunas personas que conocimos en los distintos pueblos nos hablaban de la tanatofobia (miedo a la muerte, miedo a morir) que parece haber invadido por completo a nuestras sociedades, sepultando prácticamente todo acto y pensamiento que tenga que ver con la muerte humana. Y creo que tienen razón, la sociedad en la que vivimos funciona de manera muy rápida, limpiando los hechos prácticamente antes de que sucedan, y aunque existe un negocio tremendo y horrendo alrededor de la muerte, el miedo a la misma es súper poderoso y un pilar económico importantísimo; por lo que de nada interesa detenerse aquí.

 

V.M.: ¿Crees que ya has encontrado tu estilo?

V.R.: No ando en la búsqueda de un ‘estilo’. Llegué a la fotografía por casualidad y en seguida me conecté. La imagen, los cuerpos, la luz… Todo esto me parece muy atractivo y me permite estar concentrada en esta sola cosa. Así que no sé si he encontrado mi estilo o no, yo siento que encontré un lugar sencillo y noble en el que estar (hablando de la creación, no del circuito que la rodea).

V.M.: Como Gonard, fotógrafo con el que has descubierto conexión, crees que con tu trabajo, como él dice,  se puede reconocer nuestra «part commune d’humanité» (parte común de la humanidad)…

V.R.: Totalmente, el Arte no hace otra cosa que acercarnos a lo que somos, además de manera directa, sin ningún tipo de prudencia.

V.M.: Cine, teatro, danza… ¿dónde más te gustaría sumergir tu cámara?

V.R.: No hay un lugar en el que más. Me fascina trabajar en danza porque he encontrado personas dentro de ese mundo que me vuelan la cabeza, como Luz Arcas (Laphármaco), Janet Novás o Peeping Tom.

 

V.M.: Participas el año próximo en la Factoría Echegaray, vuelves al teatro que vio nacer tu pasión por la fotografía, ¿cómo va a ser ese trabajo?

V.R.: Vuelvo junto a mi amigo Jose Andrés López (director y dramaturgo de la compañía malagueña Viviseccionados), así que estoy muy ilusionada. Jose está escribiendo textos increíbles y yo estoy dándole vueltas a todo lo visual, incluso estamos dejando la puerta abierta a hacer proyecciones. Todavía queda mucho trabajo, pero estoy muy muy muy contenta y con muchas ganas de regresar a Málaga y comenzar a trabajar allí.

V.M.: Cuál es tu próximo trabajo…

V.R.: Cada vez que finalizo un proyecto fotográfico me sumerjo en un vacío inevitable durante una temporada; así que ahora mismo no tengo nada concreto en mente, sólo esbozos. Por ahora estoy centrada, junto a Jose Andrés López, en la creación de la obra que llevaremos al Echegaray.

V.M.: Alguna recomendación de alguna exposición, película, libro y/o artista que hayas descubierto recientemente…

V.R.: Robert Henry es mi obsesión de este mes. En septiembre estuve en Encontros da Imagen (Braga, Portugal) y descubrí el trabajo hipnótico de retrato de Bryan Schutmaat. Allí estaba expuesto Grays the Mountain Sends.

 

Virginia Rota quería ser escritora. Y escribió. En la Revista Modernícolas. Y un día. Accidentalmente. La Fotografía le alargó su mano.

(Málaga, 1989), Licenciada en Psicología y Máster en Cine Experimental y Documental. En el año 2015 se estrena con una serie de retratos ‘Saudade’, que le dan el Primer premio Malagacrea 2015 y Contemporarte2015, expuesta en el Museo de Arte Moderno de Guatemala, Galería Astarté (Madrid), IRJ (Logroño), Festival Incubarte 2015 (Valencia) y Galería La casa Rosa (Málaga). Un año más tarde gana el Concurso Iberoamericano de Fotografía Nexofoto con «Saudade» y en 2018 se hace con el Premio Galicia de Fotografía Contemporánea con ‘El mundo al principio. Infans’. Ahora Ateneo de Málaga alberga hasta el 31 de octubre su exposición ‘La Pena Negra’.

 

ACTIVIDADES EN EL ATENEO en torno a “La Pena Negra”

Hoy 7 de octubre a las 19:30 horas, tendrá lugar la charla del Psicólogo y psicoanalista Pedro Angona, que realizará un análisis psicológico e interpretación de la exposición, a partir del visionado de las imágenes y de la reflexión sobre su obra que la propia artista realizó en su visita guiada en el Ateneo el pasado 18 de septiembre.

El 21 de octubre, a las 19 horas, se celebrará la ponencia “La fototerapia en la gestión emocional del duelo”, por Elena Pedrosa Puertas, fotógrafa, periodista, profesora de Artes Plásticas y Diseño en la especialidad de Fotografía artística, licenciada en Comunicación Audiovisual y Periodismo y doctora especializada en Narrativa Audiovisual. En los últimos años se ha formado como Arteterapeuta Gestalt y Fototerapeuta. Imparte los talleres “Mirando hacia adentro”, de fotografía para el autoconocimiento.

 

Reunión Las Tardes de Atenea

BOCACALLE (Grupo Literario)

Etiquetas: , , , , , ,

Haga un comentario

*