Una Noche con Diana Navarro

Diego Rodríguez Vargas. Presidente del Ateneo de Málaga

Hace 2.400 años que el filósofo griego Platón decía “la música es para el alma lo que la gimnasia para el cuerpo”. En las polis griegas el culto al cuerpo era casi una religión. Platón, con estas palabras,  elevó la música a la categoría de la excelencia en la perfección del ser humano.

En un evento organizado por el Ateneo de Málaga el 27 de junio, Diana Navarro demostró en la Sala María Cristina que su música es capaz de conquistar el alma de quienes tuvimos la oportunidad de disfrutar el estreno de su nuevo estilo con el que  dio un salto de calidad en su trayectoria profesional. Un exhaustivo y meticuloso trabajo durante meses ha perfeccionado los delicados matices líricos a los que nos tenía acostumbrados. Una cuidada elegancia en los suaves movimientos de manos, acompañaban un cuerpo vestido de negro que aún resaltaba más su belleza. La forma de transmitir las emociones, lágrimas oportunas y sinceras, dominio escénico y una voz prodigiosa en ocasiones alejada del micrófono, levantó al público continuamente durante el concierto.

Demostró Diana en la entrevista que Norberto Rizzo le hizo en la segunda parte del espectáculo, que su cultura es la cultura de la sabiduría natural, que la humildad es parte de su temperamento y que su arte y su talento han traspasado la barrera de lo sublime.

La música nos hace sentir que la vida no es un error –decía Nietzsche -. Diana Navarro, en un gesto a favor de la cultura y de su Ateneo, nos hizo sentir esa noche que la música, su música, es un elixir extraordinario en los momentos difíciles que vivimos.

Etiquetas: , , , , , ,

Haga un comentario

*