COMENTARIO DE MANUEL SÁNCHEZ VICIOSO SOBRE LA NOVELA “CAUTIVO” DE F. MORALES LOMAS

 

Cautivo 2014-04-24 blanco y negro FinalCautivo 2014-04-24 blanco y negro FinalCautivo 2014-04-24 blanco y negro Final

 

Hace pocas fechas de este florido mayo que Rafael Ballesteros presentara, en el ateneo de Málaga, la segunda novela de una trilogía de mi compañero ateneísta Paco Morales Lomas, de la que hizo un canto bien entonado y con volumen bien audible. Acabo de leerla y me ha gustado, mejor dicho me ha entusiasmado y he querido compartir mi opinión sobre Cautivo lejos de pretender hacer una crítica literaria. Mi sincera felicitación a Morales Lomas. Desde luego recomiendo su disfrute con su lectura.

Empezaré por lo menos sustancioso, aunque sea la puerta de entrada al libro ya a sabiendas de que un libro es un todo, continente y contenido. La maquetación, el diseño de cubierta y sobre todo la portada, la primera es esmerada por lo que felicito a su autor y a la nueva editorial Nazarí, sita en Granada y eso se le nota y esta felicitación la amplío a los cinco autores que han hecho posible que llegue a nuestras manos.
Lo que menos me gusta del libro es el dibujo de la portada, a pesar de que me produce cierto agrado. La portada parece un dibujo a plumilla sobre un blanco impoluto y a tinta china pero con un Cervantes que posa y mira al dibujante y al infinito. Este Cervantes no es mi Cervantes, no es el autor audaz y valeroso amén de más abributos que se desprenden de la novela en sus 270 páginas y letra menuda de Cautivos, decoran a Cervantes un buró y unos anaqueles casi desiertos cuyos oasis son ocho volúmenes librescos y unos legajos enrollados y una vela que no alumbra, pues no refleja sombra ni ilumina ni mejora la imagen de nuestro ingenioso Cervantes, al dibujo lo salva la pluma de pavo real en la única mano del genio del español.
Denota Cautivo el ingente trabajo de investigación e imaginación y fantasía que ha derrochado Paco Morales Lomas, cuyo esfuerzo silencioso ha dado el resultado de un ilustre libro. Todo ello en un lenguaje propio de la época relatada.
De Cautivo hay que decir que es literatura y poesía, literatura y poesía de las buenas, y de las que el mundo editorial se prodiga pero menos de lo conveniente, es literatura para disfrute de los lectores.
Cautivo es una biografía novelada desde la pronta fuga de España, su paso por Italia y del cautiverio de Miguel de Cervantes Saavedra, al que dedica el autor Morales Lomas in memoriam.
Cautivo es historia,
historia de pasiones, de amores y amoríos, de enamoramientos y desamores,
de la vida y la muerte, también en plural de las vidas y las muertes, que todas son distintas,
de intrigas, traiciones, misterios y fantasías.
En Cautivo se huele desde la hediondez más a los perfumes más exquisitos
con descripciones de espacios sórdidos y de gran belleza,
de tormentas, vientos y tempestades,
de esclavos, hombres libres y al tiempo encadenados y libertos y galeotes y látigos con miles de latiogazos,
de batallas, de paz y de guerras.
Cautivo está preñada de vergeles, desiertos, fuentes y oasis y de la música del agua,
de sexo, de homosexualidad, de puro deseo carnal y de travestismos, de mancebos y mancebías,
de creyentes musulmanes y cristianos, de apóstatas, de renegados, de moros y moriscos y de tramposos,
de frailes, de mercenarios, de curas de mercedarios, de obispos, cardenales, de papas y papisas,
de hidalgos, de caballeros, de nobles, de reyes, de bastardos.
Y de vértigo.
En Cautivo el camino a la homosexualidad por la inmolación.
Y en Cautivo la vida y la muerte las separa una palabra, amor.

Málaga, 29 de mayo de 2014.
Manuel Sánchez Vicioso.
Escritor.

Haga un comentario

*