Discurso de inauguración del curso 2014-15 del Presidente del Ateneo, Diego Rodríguez

Diego Rodríguez durante su discurso.

PRESIDENTE _DSC0881

  • Excelentísima Señora Presidenta de la Junta de Andalucía.
  • Excelentísimo Sr. Alcalde de Málaga.
  • Vicerrectores de Coordinación y de Extensión Universitaria.
  • Presidentes de entidades culturales y medios de comunicación.
  • Queridos compañeros y compañeras de la junta Directiva y del Consejo Asesor del Ateneo. Amigos y amigas ateneístas.

En primer lugar, quiero agradecer a la Presidenta, su presencia en el acto de inauguración del curso Ateneo 2014-2015. La promesa que me hizo hace unos meses en Sevilla, se ve hoy cumplida. Muchas gracias por aceptar impartir la conferencia inaugural del curso.

La limitación del aforo en nuestra sede, nos ha obligado a organizarlo en este emblemático Parador de San Rafael, cedido generosamente por Turismo Andaluz. Lugar emblemático, donde vivió sus últimos días el pintor Martínez de la Vega, profesor de la Escuela de Bellas Artes de San Telmo, actual sede del Ateneo de Málaga.

TURISMO ANDALUZ _DSC0869

Salón de Actos del Parador San Rafael, donde tuvo lugar la inauguración.

El Ateneo, fiel al origen del movimiento ateneísta y a sus principios fundacionales, sigue comprometido con los valores democráticos y el fomento de una cultura con sentido crítico ante la realidad de cada tiempo histórico.

Lo hacemos ofreciendo interesantes proyectos de los que solo mencionaré algunos que se van a desarrollar de forma inmediata:

El primero, la apertura de la Biblioteca el próximo lunes 20 de octubre, gracias al trabajo riguroso de una comisión de la Junta Directiva, coordinada por el Vicepresidente y Vocal e Historia, Archivo y Biblioteca, Fernando Arcas.

Mi enorme gratitud a la familia del Dr. Alcalá por su paciencia y por su colaboración.

_FAMILIA ALCALÁ DSC0849

Susana Díaz, Diego Rodríguez y Fernando Arcas con la familia Alcalá.

El 27, 28 y 29 de octubre, la artista internacional Andrea Michaelsson BYTOY va a transformar el Espacio Frank Rebajes, zona de la cafetería del Ateneo, convirtiéndolo en un sugerente lugar de encuentro de jóvenes creadores.

A las Tribunas Ateneo-Universidad y Euromediterránea, se le suma la Tribuna Ateneo-Medios de Comunicación. Un foro de reflexión sobre la necesaria independencia de los medios y la ética profesional de la comunicación.

Las Medallas Ateneo de Málaga en primavera, y los Premios Ateneo Universidad el próximo 24 de octubre, seguirán reconociendo y descubriendo nuevos exponentes de la cultura gracias a la colaboración del Vicerrectorado de Extensión Universitaria de la Universidad de Málaga.

Continuarán llenando los espacios del Ateneo los encuentros de escritores, de psicoanalistas, de pedagogos, de arquitectos, de videocreadores, de poetas, cultura alimentaria, jornadas de salud, exposiciones de artes plásticas, fotografía, teatro, cine fórum, conciertos de música en nuestra sede y en el Museo Picasso,ciclo sobre políticas culturales en Málaga con representantes de las instituciones públicas local, provincial y autonómica.

En la línea de la cooperación con las ciudades del Norte de Marruecos, el Ateneo se ha incorporado a la Red Mediterránea de Medinas, en defensa del patrimonio histórico, hoy representada por el Secretario General de la RMM.

La edición de libros y la revista ANS siguen siendo nuestros principales instrumentos de comunicación. El último monográfico, “Dignitas Dignitatis”, es una reflexión sobre la política en el contexto actual. En diciembre publicaremos otro sobre el compromiso de los escritores con su tiempo.

BIENVENIDA _DSC0783

Diego Rodríguez dando la bienvenida a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz.

Y todo ello es posible, gracias sobre todo, a los socios y socias del Ateneo, a las instituciones públicas que nos ayudan, y a todos los que entienden el Ateneo de Málaga como un espacio abierto, plural e independiente, gestionado con un encomiable altruismo, por las 35 vocalías que componen la Junta Directiva, elegidas democráticamente cada cuatro años.

“Es necesario que los intelectuales se metan en lo que no les importa”decía con ironía Jean Paul Sartre.

Lo hicieron en su tiempo y a su estilo Cervantes, Quevedo, Goya, Antonio Machado, la Generación del 27, García Márquez, José Luis San Pedro, la poesía social del siglo XX… y otros muchos que defienden la política como el noble compromiso, que algunos se empeñan en denigrar.

“Hemos vivido descuidados de los actos y enfermos de las palabras… –escribe Antonio Muñoz Molina en su último libro-. Las palabras han alimentado el delirio y al mismo tiempo, bajo su cacofonía, la realidad de lo que estaba sucediendo: el robo generalizado, la supremacía de la incompetencia, el ensanchamiento de la brecha entre los pobres y los ricos, entre los beneficiarios de una educación de calidad y los destinados a la ignorancia y el atraso”.

Pero, la crítica intelectual debe dar paso a la autocrítica de quienes tienen la responsabilidad o la aspiración de gobernar.

La política, solo la política, puede dignificar la política para que los ciudadanos recuperemos la confianza en la gestión pública, cuyo principal objetivo debe ser la solución de los desequilibrios globales que generan la desigualdad.

Más allá de las palabras y de los gestos, necesitamos acciones contundentes contra quienes saquean dinero público en beneficio de su propia ambición. Y contra el fraude fiscal, el más alto de Europa, permitido durante años por gobiernos de diferente color.

De esta forma, la política será la gran cultura de la participación ciudadana y dejará de estar bajo la injusta sospecha de la corrupción generalizada.

Finalmente, citaré un proyecto que la crisis alojó en el olvido de los desvanes ocultos:

En la antigua Escuela de Bellas Artes de San Telmo, hoy sede del Ateneo de Málaga, se ubica el aula donde Picasso inició su carrera artística. Un lugar único que Lille Miller, amiga de Picasso y fotógrafa de la revista Vogue, retrató en 1955 por encargo del propio Picasso como recuerdo de sus vivencias infantiles.

BIENVENIDA _DSC0803

El alcalde, Francisco de la Torre, junto a Diego Rodríguez y Susana Díaz.

Era el aula donde su padre impartía clase de dibujo, y donde los grandes maestros de la pintura del siglo XIX –Martínez de la Vega, Muñoz Degrain, Moreno Carbonero, Ferrándiz, José Ruiz Blasco (el padre de Picasso)…- fueron sus primeros referentes. El reportaje, publicado en diferentes foros de internet, ha provocado un especial interés, sobre todo, en visitantes extranjeros, que nos piden ver este singular espacio, cuya rehabilitación reforzaría la creciente oferta cultural de nuestra ciudad, y la ruta picassiana de Málaga sería la más sugerente del mundo.

Muchas gracias.

 

 

Etiquetas:

Haga un comentario

*