DIVERGENCIAS. Exposición del artista Lope, del 5 al 30 de septiembre

Toda la obra de Lope se encuentra inserta en un marco de signografía muy específica. Pero dicha signografía no constituye —en modo alguno— un soporte meramente decorativo, sino que responde a una especie de escritura ancestral para configurar, desde el mundo de los sueños, un espacio con un fuerte contenido lírico.

Cierto entendimiento mágico de la realidad le lleva a ello. La realidad no es suficiente para representar su particular visión del mundo. La realidad siempre será falsa sin un determinado hálito de misterio. De ahí que Lope participe de un grafismo minucioso, con modalidades personales que son intransferibles a cualquier otra simbología que no sea la suya. Su pintura, que podríamos calificar de caligráfica y gestual, y que contiene infinitas reiteraciones lineales, es todo un afán de llegar a un contexto homogéneo e integrador a partir de un signo expresivo constituido por formas primitivas. Dichas formas, sin duda, surgen de un deliberado automatismo y del impulso ferviente de la espontaneidad. Sus composiciones, de este modo, se configuran en parcelas que parecen estar constituidas de microorganismos inconcretos o entidades zoomórficas reducidas a una misteriosa geometría, como si sus cuadros se hubieran poblado de seres impalpables y estructuras microorgánicas.

El resultado siempre será un mundo aparentemente desordenado, reducido a misteriosos signos que hubieran uno a uno tejido el instante. No el tiempo perdido, sino el tiempo que pasa. No la realidad efímera que nos rodea, sino una realidad inconcreta y gesticulante. Se trata de pintar los aspectos insólitos de la realidad pero desde el universo interno de su creador.

Lope, como Klee, Hokusai o Hundertwasser, participa del malabarismo expresivo, del geometrismo referencial, de los matices y acentos cromáticos y de la tensión de un orden pictórico personal; sin embargo, se diferencia de ellos por plasmar otro tipo de pintura magicista a partir de un vocabulario insólito de figuras y pictogramas, con un trazo incisivo y envolvente, donde el esgrafiado (sobre todo en su obra de papel), favorece unas texturas cargadas de emotividad y rigor plástico.

ANTONIO ABAD, vocal de Artes Plásticas

 

Tudela fashion, del artista Lope.

Tudela fashion, del artista Lope.

 

LOPE MARTÍNEZ ALARIO

Nace en Humilladero (Málaga) en 1957. Hijo de un médico rural pasa gran parte de su infancia entre Andalucía y Castilla. Actualmente reside en Alcaucín.

De formación autodidacta, recibió algunas enseñanzas del maestro Óscar Manesi en la disciplina del grabado, aunque toda su acción creadora se nutre principalmente del paisaje que le rodea, la música, la lectura y su experiencia vital.

Ha realizado numerosas exposiciones, tanto individuales como colectivas, participando en diferentes ferias, como ARCO y ARTISTAS EN MILAN. Igualmente su obra ha sido seleccionada en varias ediciones de las bienales de Barcelona y Marbella. En 1993 fue uno de los artistas llamados a representar el arte y la cultura malagueños en la exposición “Málaga en Aix.Aix-en-provence” (Francia). También fue seleccionado por la Fundación Joan Miró de Barcelona para la 1ª Exhibition Japan internacional Artist Society, con exposiciones en Tokio, Sunday City, Urasoe City y Okinawa. Su obra, ampliamente reconocida, ha sido galardonada con la “Beca Pablo Ruiz Picasso” del Ayuntamiento de Málaga, el Premio Hispanoamericano de Pintura “Daniel Vázquez Díaz” de Huelva, entre otras distinciones, y se encuentra representada en difrentes museos, entidades y colecciones españolas y extranjeras: Museo “Solidaridad Salvador Allende” de Santiago de Chile, Museo Rafael Zabaleta de Quesada (Jaén), Fundación Picasso de Málaga, etc. Es de destacar su actuación en diferentes proyectos de escultura, mobiliario y arquitectura en la localidad de Alcaucín, no siendo ajeno a las nuevas tendencias del arte electrónico interactivo a través de varias actuaciones.

Etiquetas: , , , , , ,

Haga un comentario

*