EL ATENEO Y LA CULTURA POPULAR

En el artículo 6º de sus estatutos nuestro Ateneo establece como el primero de sus fines: “Fomento, promoción y difusión de la cultura”.

Con carácter general, entendemos por “cultura” ese todo complejo que incluye el conocimiento, las creencias, el arte, la moral, el derecho, la costumbre, los objetos y cualesquiera otros hábitos y capacidades adquiridos por el hombre como miembro de la sociedad.

Hemos de considerar que desde el punto de vista antropológico la cultura incluye mucho más que refinamiento, educación y apreciación de las bellas artes, ya que las circunstancias culturales más interesantes y permanentes son las que afectan a la vida cotidiana de la gente, incluyendo las prácticas o costumbres que suelen ser vistas como triviales o trasnochadas. Ello forma parte de la cultura “popular”, mayoritariamente cultivada por clases subalternas y que no suele ser tomada en serio por la cultura hegemónica o dominante.

Las creencias culturales compartidas, los valores, los recuerdos, las vivencias y las formas de actuar en la actividad laboral, el ocio y las celebraciones festivas o dolientes, sean o no religiosas, son experiencias comunes que pasan por encima de las diferencias personales y crean un vínculo emotivo e identitario que da sentido a la vida social de cada comunidad. De manera que emoción e identidad caracterizan las manifestaciones de la cultura popular o tradicional.

En el globalizado mundo actual, con vocación homogeneizadora de lo económico, político y cultural en torno al modo de vida anglosajón, los psicólogos sociales subrayan cómo la búsqueda de identidad en el pasado del grupo, siempre con un sentido de relevancia positiva, comporta  la automática diferenciación con otros colectivos, aumenta la solidaridad intragrupal y desarrolla la propia autoestima de los individuos.

El Ateneo de Málaga cuenta con un considerable número de vocalías, cada una de ellas especializadas en un interesante aspecto de la cultura, que se ha comprometido a fomentar y difundir, pero no se ocupan de la “cultura popular” a la que nos estamos refiriendo.

Sin caer en el folklorismo frívolo y superficial y desde una perspectiva sociológica y humanista, nuestra institución ha de prestar atención a los rasgos culturales propios de su entorno: costumbres, habla local, verdiales y otros cantes, pesca tradicional y sus embarcaciones, artesanía, gastronomía, Semana Santa y otras celebraciones religiosas, ferias, fiestas de Carnaval, etc. Y por ello, desde aquí planteo la creación de una vocalía de “Cultura y Tradiciones Populares” que –con ayuda de todas las demás- se ocupe de la “cultura popular” en el sentido que la Real Academia de la Lengua otorga a esta locución: “conjunto de manifestaciones en que se expresa la vida tradicional de un pueblo”.

Etiquetas:

3 respuestas a "EL ATENEO Y LA CULTURA POPULAR"

  • José M. Domínguez says:
    • FELIPE FOJ says:
Haga un comentario

*