José Luis Sampedro y los movimientos sociales

Germán Ortega Palomo

Economista e integrante del Movimiento 15-M

Para mí, como no podía ser de otra forma, es un verdadero honor estar aquí, y le agradezco profundamente al Ateneo de Málaga y en especial a su Presidente el haberme invitado. Pero en cualquier caso, y seguro que están totalmente de acuerdo conmigo, en el que se merece todo el agradecimiento es nuestro querido homenajeado, por permitirnos disfrutar hoy y aquí de su presencia.

Desde luego, sobran aspectos y cualidades de J.L. Sampedro para destacar en un acto de este tipo. Y créanme que he intentado huir del alago fácil para no caer en un discurso excesivamente edulcorado, pero cuando te enfrentas a una biografía de este calibre… les puedo asegurar, que es imposible pasar por alto tantas y tan buenas facetas.

Desde su clarividencia como economista, por su capacidad para comprender y discernir aquello de lo que realmente se debe ocupar esta ciencia, que actualmente anda algo perdida o cuando menos despistada; o su sensibilidad como escritor y contador de historias, que nos conmueven y nos enseñan; o la serenidad, la candidez, la tranquilidad, incluso la paz que llega a transmitir; y por supuesto no podríamos olvidar su enorme humildad… la humildad como para no querer ser demasiado protagonista, lo cual entraña una innegable generosidad.

Pero me gustaría centrarme en el J.L. Sampedro como persona esencialmente joven… intrínsecamente joven. Y es joven porque su juventud emana de su cabeza y de su corazón, porque la vitalidad, las ganas de vivir y de disfrutar la vida, nunca pueden marcarlas una fecha de nacimiento, sino el amor por los demás y el espíritu crítico.

La perspectiva histórica que aporta a sus reflexiones y a sus razonamientos, es la que le confiere una visión de futuro más clara y certera, con más frescura y atrevimiento que la de muchos mal llamados jóvenes. Gracias a esa visión es capaz de afirmar, sin miedo y con total rotundidad, que estamos viviendo el umbral de un cambio de ciclo… la llegada de un nuevo modelo de sociedad.

Y ha sido esa valentía, la que en estos tiempos convulsos ha hecho de su persona un referente para los movimientos sociales, a pesar de que él mismo declare que no es cabeza ni líder de nada, ya que tiene la suficiente cabeza como para saber que un movimiento como el 15-M no puede tener lideres.

Pero es un referente para nosotros porque es capaz de comprender que los nuevos movimientos sociales, son exactamente eso, algo NUEVO. Porque es capaz de no quedarse anquilosado en las viejas estructuras de un mundo que cambia cada vez más rápido. Y porque es esencial e intrínsecamente joven.

Se agradece su humildad, pero no estaría siendo sincero si no reconociera sus inestimables aportaciones que en el plano intelectual ha hecho al movimiento 15-M y a otros tantos movimientos sociales, que se han cuestionado la realidad que vivimos, que no la han aceptado y que han querido transformarla para vivir en una sociedad mejor para todos.

Gracias por alumbrarnos el camino a seguir.

Como sé que el mejor regalo que puedo hacerle en este homenaje es mi brevedad, para terminar me gustaría transmitirle que es un verdadero honor, y una responsabilidad, oírlo hablar del 15-M con la ilusión y la esperanza con que lo hace. Esperamos, y lo digo con la misma humildad con la que él nos enseña a vivir, no decepcionarle.

Y querría despedirme sumándome a la felicitación por el recientemente concedido Premio Nacional de las Letras. Sin duda sobraban los motivos para concedérselo, pero a mí, como economista y como persona que trata, más mal que bien, de explicar y difundir el conocimiento de la ciencia económica, me gustaría destacar un aspecto que implica una tremenda sensibilidad más allá del conocimiento: José Luis tiene la capacidad para hacer que la economía suene a poesía… eso es algo que está al alcance de muy pocos.

¡¡¡Muchas gracias y enhorabuena por ser como eres!!!

Etiquetas: , , ,

Haga un comentario

*