José Luis Sampedro y su visión de la Economía.

Rafael López del Paso, Doctor en Economía y Profesor de la UMA

Su consagrada vocación literaria, unida a su caleidoscópica trayectoria, propia de  humanista renacentista en búsqueda permanente de nuevos mundos, no debe ensombrecer, sino enriquecer, el dilatado y fructífero discurrir del profesor Sampedro por los campos de la Economía.

Haciendo uso de una gran erudición y capacidad analítica, con un acusado sentido práctico y de aporte conceptual humano, patrimonio reservado de la reducida nómina de verdaderos maestros en Economía que han ejercido la profesión desde la tarima de las aulas universitarias y las privilegiadas atalayas de los servicios de estudios y los departamentos ministeriales, a lo largo de su trayectoria vital Sampedro ha defendido con firmeza el carácter social de la ciencia económica -al encargarse, como señaló el premio Nobel George Stigler, del estudio de la humanidad en los asuntos ordinarios de la vida-, así como su carácter evolutivo más allá de los grandes avances formales sustentados en desarrollos matemáticos que han dejado de ser un medio y se han convertido en un fin, mostrando un creciente distanciamiento de las complejidades vitales.

Próximo a las tesis de Galbraith, tras participar a comienzos de la década de los cuarenta del pasado siglo en el grupo de investigación que elaboró por primera vez la Contabilidad Nacional y las Tablas Input Output de la economía española, la actividad investigadora y docente del Profesor se orientó al desarrollo del análisis estructural, campo en el que ha realizado sus principales aportaciones que, transcurridos más de treinta años, siguen hoy plenamente vigentes.

Visionario en su época, rompió con claridad con las líneas de pensamiento económico imperantes, alertando de las limitaciones del análisis clásico sustentado en los teoremas fundamentales de la economía del bienestar y en el comportamiento racional del homo economicus, así como de los peligros inherentes a la desregulación plena de los mercados.

En momentos en los que el análisis económico estaba dominado por el cortoplacismo, en aras de resolver los males más graves que presentaba la política económica autárquica, publicó el primer libro sobre la integración de España en la Unión Europea, abogando por la unidad humana y social, base sobre la que construir los valores que encarna la Europa moderna a la que vio nacer.

Como metaeconomista que viaja en carro rumbo al sur, hacia el subdesarrollo, de los que pretende hacer menos pobres a los pobres, durante los últimos años, la actividad de Sampedro ha ido orientada a mostrar las ventajas derivadas de la globalización en sentido amplio- medioambiental, de la salud y de la educación- y las bondades de sustituir el triángulo productividad-competitividad-innovación por el de vitalidad-cooperación-creación, como palancas del desarrollo económico y elementos conductores hacia otro mundo más seguro que garantice la dignidad de los pueblos.

La aportación de Sampedro no ha quedado circunscrita a los especialistas, ni limitada a las enseñanzas impartidas en la Universidad a la que siempre ha concebido como templo de sabiduría, nacida para saber y no para hacer, lo que le ha llevado a dedicar ciertas estaciones de su peregrinaje a promover el desarrollo de múltiples iniciativas tendentes a acercar la Economía a la ciudadanía. Convencido, como señalaba Bertrand Russell, de que todo pensamiento debe comenzar por la familiaridad, Sampedro ha utilizado el cómic para que, con un lenguaje sencillo y asequible, el gran público piense por sí mismo sobre los principales aspectos de la globalización y llegue a comprender el funcionamiento de  los mercados. Contribución que se ha visto ampliada por la reivindicación mantenida desde que prologara la versión española del clásico manual de Economía de Samuelson por el que se han formado numerosas generaciones de estudiantes de promover la educación financiera entre los ciudadanos.

En 1973 el profesor Sampedro inauguraba el curso del Ateneo de Málaga impartiendo la conferencia “El subdesarrollo: ideología y realidad”, volviendo a deleitar con sus enseñanzas a los malagueños un año  más tarde en la apertura del curso de la Vocalía de Ciencias Económicas con su disertación sobre la inflación y el poder económico. Hoy, casi cuarenta años más tarde, en gratitud de sus enseñanzas y la ejemplaridad de su comportamiento en valores,  los que no disponemos de sus capacidades y talento, como aprendices, le rendimos justo y sentido homenaje al Maestro.

Etiquetas: , , , ,

Haga un comentario

*