Reseña de la novela de Antonio Abad, por Juan Gaitán

Autor: Antonio Abad

Título: Lucía o la inasible sustancia del tiempo

Editorial: ETC libros. 15 € (papel) 6 € (descarga)

El tiempo, el implacable

Comencemos por lo esencial. Lucía o la inasible sustancia del tiempo es la novela de un poeta, con todo lo que ello conlleva. Es una novela en la que, por fortuna, el lenguaje se cuida como debe cuidarse, como una de las partes esenciales, fundamentales de la obra narrativa si esta quiere trascender de ser una simple “historia”, una narración que meramente pretenda el entretenimiento (o mortal aburrimiento, según los casos cada vez más frecuentes) del lector. Estamos, pues, ante una obra literaria, entendiendo como tal aquella que busca, que persigue un fin estético, no solo un fin narrativo. Antonio Abad es un esteta, un cuidadoso poeta, crítico de arte, un escritor acostumbrado a mirar, a observar, a aprehender. Y se nota ya desde los primeros párrafos de su última novela que tiene una intención de belleza muy apreciable, en la precisión con la que utiliza el lenguaje, en los descubrimientos (“adiviné en sus ojos ese punto perverso que rige en la estupidez”), en los versos escondidos entre la narración (“la verdad es una fruta dulce que a veces se vuelve muy amarga”).

El autor, sin embargo, no quiere complicar las cosas. Muy al contrario, propone una estructura fácil y de dulce lectura para indagar en un tema que, desde el barroco, viene siendo materia fundamental de análisis y preocupación poética y narrativa, el tiempo, su transcurrir, su manera de, construyendo rutinas, el cansancio de lo cotidiano, engañarnos haciendo como que se detiene para echársenos encima de repente y sin piedad: “era como si el tiempo tuviera la dimensión de una distancia muy larga que se hubiera hecho presente para contemplar un solo instante de su pasado”.

Agradecerá también el lector experto, el lector con un paladar educado, el compasivo trato que da Antonio Abad a sus personajes, la comprensión con la que tolera debilidades y traiciones alguien que ha vivido ya lo suficiente como para perdonarlo todo o casi todo. Consigue así que acompañemos a Lucía, Martín y Beltrán a través de esta historia narrada desde la óptica de una mujer que se da de bruces con su pasado y su futuro unidos en un presente en el que ha de tomar decisiones que dinamitarán la confortable grisura de una vida de provincias.

Quienes opten por la versión impresa encontrarán, además de una novela hermosamente literaria, una cuidadísima edición en la que la elección del papel, la tipografía y la profusión de espacios en blanco confluyen armónica y elegantemente para conseguir que leer sea, como siempre debe ser, un acto sensual.

Juan Gaitán

Haga un comentario

*