Siempre hay algo peor, por Juan López Cohard

BELVEDERE 21-9-2014 

La tradición se remonta al siglo XVI. Me estoy refiriendo a la fiesta del toro de la Vega de Tordesillas. Las tradiciones no tienen por qué mantenerse inmutables. Las conciencias cambian y con ellas han de cambiar las costumbres que discrepan con las nuevas concepciones éticas y morales de la sociedad. Pero aparte de las disquisiciones sobre la crueldad y el maltrato animal, lo que más me ha llamado la atención es la trifulca que se ha montado entre los partidarios de la fiesta y los llamados “animalistas” contrarios a ella. Agresiones, pedradas, heridos y ofensas entre unos y otros a cuenta del toro. Ante estas actitudes no cabe otra que preguntarse ¿quién es el animal?

Los escoceses han celebrado su referéndum para decidir si permanecían o no en el Reino Unido. Han resuelto, con una increíble participación, quedarse dentro, pero la brecha ya está abierta. Es cuestión de tiempo. También allí, a pesar de la flema inglesa, en éste caso escocesa, ha habido trifulca. En Glasgow se han producido enfrentamientos entre unionistas y separatistas que han necesitado de la intervención de la policía para no llegar a más. La solución pasa, según los políticos, por conceder más autonomía de gobierno a los distintos pueblos que conforman la Gran Bretaña. Puede que a los británicos les salga bien la experiencia y les funcionen las autonomías.

scotland--644x362

Referéndum sobre la independencia de Escocia.     Jeff J, Mitchell

A finales del siglo III d.C., a Diocleciano se le ocurrió dividir el Imperio en cuatro autonomías pensando que así estaría mejor gobernado y creó la Tetrarquía. A finales del siglo IV el Imperio Romano había desaparecido. Y los españoles somos también latinos. La fórmula de dividir para mantener la unión jamás ha funcionado demasiado bien, lo estamos viendo en España. En Roma, los tetrarcas terminaron a mamporros entre ellos, en España, si por un quíteme o no un toro de larga tradición, terminamos a pedradas ¿cómo terminaremos por una segregación o no de un país formado a través de cinco siglos? Y lo peor es que la brecha ya está abierta e infectada. Búsquese la solución que se le busque, será temporal. La segregación de Cataluña primero, la del País Vasco después y, por empatía, alguna que otra autonomía más, es inevitable.

Pero estas cosas han de acogerse como hechos normales en la historia de los pueblos. No es necesario armarse con munición para convencer al contrario, es mejor amarse con desafección y pensar fríamente cómo defender nuestros intereses llegado el divorcio. A veces, cuando la convivencia se hace insoportable, sea por la causa que sea, (palabras de Jordi Puyol: “el andaluz no es un hombre coherente, es un hombre anárquico, es un hombre destruido, es un hombre poco hecho que vive en un estado de ignorancia y de miseria cultural, mental y espiritual”), hay que pensar que hay una cosa mucho peor que la separación: la unión.

Juan López Cohard

 

Etiquetas: ,

Haga un comentario

*