Tertulia pedagógica… una tarde con Eva Ligero

Hay veces que los niños y niñas pasean sus miradas por todo aquello que les rodea, nosotros como educadores les podemos ayudar a deterner dichas miradas en algo grande: el Arte. Con estas palabras nos presentaba Eva Ligero su experiencia, una maestra de Infantil con larga experiencia que trabaja en el CEIP Eduardo Ocón Rivas en Benamocarra, un colegio donde ha vivido sus mejores años de maestra compartiendo su trabajo con sus compañeras. Una maestra implicada con la innovación a través de Proyectos relacionados con el Arte, los Sentimientos y la Filosofía y con la formación permanente e inicial, compartiendo sus experiencias tanto con las alumnas que se inician como con los que ya están en la práctica.

Eva además de maestra se siente artista, por lo que cualquier excusa es buena para introducir el arte en su aula, como ella dice, no pretende enseñar arte en su aula sino enseñar con arte. Siguiendo a Mª Carmen Díez, Eva tiene claro que cada uno enseña lo que es, y ve las cosas desde donde está aunque también manifiesta la necesidad de reflexionar sobre dónde cada uno está.
“Estoy orgullosa de ser maestra de infantil, una etapa maravillosa, donde veo cada día todo lo que aprenden mis niños , pero donde, sobre todo, yo aprendo mucho más con ellos”.

Durante un rato entrañable Eva nos nos enseñó a detener la mirada en el arte y en otras muchas cosas relacionadas. El arte empezó a entrar en su aula de la mano de Van Goh y a partir de ahí muchas han sido las experiencias y pintores que se han ido sucediendo, la mayoría a través de sus obras y otros visitando y compartiendo su arte con el alumnado de su aula. Así fue como a través de un delicioso paseo cuajado de metáforas, nos fue mostrando como el arte, a través de los proyectos de aula, fue llenando las mochilas de sus niños y niñas no solo de actividades de papel, sino de vivencias y emociones.

…Porque en su aula han mirado, observado, analizado, visto, hablado, preguntado, escuchado, dibujado, escrito, leído, buscado…han puesto en juego sus cuerpos y corazones, creando un vínculo que sostiene y estimula la experiencia, incluso con los niños de 3 años.., ya que desde su perspectiva constructivista, “leer es interpretar y escribir, producir textos…y los niños de tres años pueden producir textos sin tener que graficarlos”
Así fue, como poco a poco y con magnífica destreza Eva fue construyendo el relato de su práctica con pinceladas coloridas, sonoras y emotivas:
El arte que saca los colores, el arte que se premia, el arte que se escucha, el arte que te pone en un aprieto, el arte que se adivina, el arte que se vive, el arte que enseña cosas, el arte que se comparte, el arte que se copia, el arte que se descubre, el arte que se visita, el arte que se reglala, el arte sin manos, el arte que llega bajo el brazo, el arte que casi se toca y sabe a caramelo
el arte que cuenta historias, el arte que ¿no se entiende?, el arte que borra paredes, el arte que viaja en familia, el arte que nos empapa, el arte que se abraza, el arte que se juega,

El arte no solo es una materia a enseñar sino un valiosísimo instrumento para sentir, pensar, disfrutar y comunicarnos…

Gracias Eva por compartir tu “arte”, con todos nosotros.

Encarna Soto

Haga un comentario

*