“Tertulias pedagógicas: Una tarde con… Mª Victoria Naranjo”

María Victoria Naranjo

El paréntesis de la “semana blanca” se ha cruzado en nuestro camino ocasionando que esta pequeña crónica se retrase unos días. Pero ya estamos de nuevo en el tajo.

Mª Victoria nos sorprendió llevando su intervención minuciosamente preparada, incluso con soporte audiovisual así como una amplio material didáctico que puso a nuestra disposición. Primero hizo un breve esbozo de su trayectoria profesional desde Montejaque, donde comenzó a trabajar en la escuela como maestra, hasta Torre del Mar, donde concluyó su vida activa y profesional con la enseñanza pública aunque no su militancia y compromiso con la educación por otras vías, contextos e instituciones. A continuación se adentró en el centro de su actividad, que no ha sido otro que su vinculación al MCEP (Movimiento Cooperativo de Escuela Popular) y, por tanto, a la pedagogía Freinet.  Pero más allá de la aplicación de las técnicas Freinet – de las que expuso rasgos de cada una- la idea perseguida a lo largo de su trayectoria fue la de hacer una escuela activa, una escuela donde los niños y niñas se convirtieran en protagonistas de su propio aprendizaje, una escuela amena y viva  en la que más que engullir contenidos se aprendiera a ser personas.

Obviamente, se trataba de construir sobre la escuela tradicional una escuela nueva y alternativa, más eficaz en lo tocante a la enseñanza y al aprendizaje  y regida por los valores de solidaridad, cooperación y respeto mutuo. Enseñar-aprender contenidos académicos sí, pero también aprender a aprender, aprender a convivir, aprender a ser.

Y, tras la exposición de algunas experiencias concretas, se inició la tertulia.  Un punto importante a destacar en el debate fue el de que, según parece, hoy está ausente de los centros aquel ímpetu innovador de los años setenta y ochenta. Ciertamente, vivimos otros tiempos.  Otro asunto importante fue la búsqueda de ese denominador común que poseen las maestras, los maestros de trayectoria ejemplar, como es el caso de Mª Victoria y de muchas y muchas otras. ¿Qué les distingue? ¿En dónde está su peculiaridad?  Ciertamente, el trabajo de maestro es tan complejo y difícil que requiere ciertas cualidades y gran generosidad en el esfuerzo, pues en definitiva su oficio se resume en ayudar a otros a crecer, en ayudar a ser ¿Es abnegación, capacidad de sacrificio? ¿es militancia social? ¿quizá la persecución de un ideal trascendente?.  O es, simplemente, la capacidad de amar, de querer y ser querido, el motor que mueve la entregada actividad de maestras como MªVictoria.

Puede que sí, que sea eso. Alguien dijo, no sin razón, que la capacidad de amar no es suficiente, pues hay que saber hacer bien las cosas. Y, en efecto, todo docente ha de poseer un conocimiento práctico, técnico, didáctico para trabajar adecuadamente, conocimiento que puede ser adquirido a lo largo de los años. Pero sin ese motor afectivo y emocional del que se hablaba antes difícilmente haría una buena labor en la escuela.

Maria Victoria NaranjoEl reloj nos avisaba que ya llevábamos cerca de dos horas reunidos y tuvimos que dejar esta rica temática abierta. En la próxima tertulia proseguiremos, pero esa vez desde otro ángulo: el de la educación especial, del apoyo, de la acción con niños con necesidades educativas específicas y la importancia del cuerpo en lo educativo. Os esperamos.

Manolo Alcalá

Etiquetas: , ,

1 respuesta a "“Tertulias pedagógicas: Una tarde con… Mª Victoria Naranjo”"

  • Adrián says:
Haga un comentario

*