La villa romana de Río Verde es uno de los monumentos más emblemáticos del Patrimonio Histórico de Marbella. Descubierta en agosto de 1961 está ubicada en un asentamiento de origen fenicio y púnico, aunque el esplendor y desarrollo de la misma fue fechado entre principios del siglo I y comienzos del siglo II de nuestra era. Se trata de un tipo de villa rústica cuyos propietarios, podemos deducir, que gozaban de una buena posición económica por la riqueza ornamental de sus dependencias. Lo que más destaca en esta villa romana son sus mosaicos, la mayor parte monocromos, de motivos geométricos y figurativos, de tema marítimo con anclas y delfines; existe uno polícromo, que representa la cabeza de Medusa, junto con numerosos círculos y semicírculos en donde se enmarcan vasijas de dos tipos y diversas clases de aves. Sin embargo, el más famoso de todos ellos es el denominado de “tema culinario”, que fue calificado como único por el VIII Congreso Nacional de Arqueología celebrado en Málaga y Sevilla en 1963. Con una longitud de 15 metros presenta como en un muestrario, unos a continuación de otros, diversos objetos y alimentos que formaban parte o podían encontrarse en la cocina romana. En el año 2007 la villa romana fue declarada Bien de Interés Cultural y se cerró al público para su acondicionamiento, siendo nuevamente abierta en 2013. Paralelamente a estos trabajos de acondicionamiento, un equipo de profesores e investigadores, bajo la dirección de Teresa Rodríguez Súnico y María Dolores Posac Jiménez, emprendieron la tarea de recopilar toda la información y las publicaciones, existentes hasta ese momento, del yacimiento arqueológico. Fruto de este trabajo de investigación es el libro publicado por el Ayuntamiento de Marbella en 2012 , que recoge mucha información y materiales inéditos, y que se presentarán en la conferencia.